jueves, marzo 31, 2005

El futuro (¿ y el pasado?) de El Comercio

La Columna del tío Juan

”Cuando los leones tengan sus propios historiadores, los cuentos de cacerías serán diferentes...”

Proverbio ¿africano?

El Comercio, qué tal historia...

“Los Miró Quesada han perdido el control del diario El Comercio” anunció sin disimular satisfacción César Hildebrandt hace un par de noches, agregando que los García Miró pasaban a comandar la empresa aunque advirtió que “el cambio de director no se hará efectivo hasta setiembre, fecha en que cesará Alejandro Miró Quesada como directivo de la Sociedad Interamericana de Prensa”.
Como esto no ha sido desmentido, todo indica entonces que ese complicado ajedrez de acciones acompañado quizá de presiones, acomodos, conveniencias, enconos, ventajas y sobre todo disputas económicas que hace ya años que se juega en esa familia ha terminado (por esta vez) con la derrota de la línea AlejandristaMQ que controlaba el periódico desde que el enérgico don Luis tomó
las riendas.

Qué tal historia que tiene ese periódico, un verdadero drama que todavía aguarda al cronista que la cuente. Me atrevo a adelantarles que cuando se despliegue ante los ojos del lector, las grandes novelas de suspenso parecerán cuentos de niños...

Por muchos años, los únicos que propusieron la historia de los MQ fueron ellos mismos. Los otros que la rasguñaron fueron rápidamente desautorizados porque escribían desde el encono político (apristas, comunistas) o el desquite laboral (despedidos rencorosos).
Así, la primera historia global del periodismo peruano fue producto de un concurso convocado por El Comercio que fue ganado por Carlos Miró Quesada Laos.

Y así sucesivamente fueron publicando biografías y episodios, ocultando, reinventando y enalteciendo hasta lograr presentar a sus antiguos propietarios y directores como personajes dignos de ser canonizados. Pero ya han salido a flote versiones distintas de las actividades del presunto patriarca fundador, el chileno Amunátegui, acusado de despojar a la familia de su exsocio Villota de su legítima herencia. También los Carranza se han quejado del supuesto trato injusto que recibieron del igualmente patriarca José Antonio
MQ cuando Luis Carranza murió súbitamente y aquel pasó a ser dueño único.

La siguiente batalla fue ya entre los MQ mismos, cuando el heredero natural José Antonio Miró Quesada de la Guerra fue asesinado junto con su esposa y el hijo mayor, Carlos, creyó que la dirección era para él. Pero Luis, que estaba en Suiza, llegó a Lima y logró unir voluntades familiares a su favor y los MQ Laos quedaron al margen. Muchos años después, una rama poco conocida, los García Miró, hijos de Pedro García Irigoyen y Josefa MQ (hermana de Luis), decidieron disputar el control del periódico a los “alejandristas”. Perdieron y contaron cosas tremendas de los otros en amplias columnas en el diario “Liberación”, por entonces de Hildebrandt. Allí salieron a relucir graves acusaciones de maniobras, desvalijamientos y abusos.

También perdieron la batalla por el poder los “racsistas”, los descendientes de Oscar MQ, el científico pero fueron más prácticos y aceptaron el empleo simple. Luis García Miró, el acusador principal, ha llevado su pasión reivindicativa al extremo de comprar los agonizantes diarios Expreso y Extra y usarlos como ariete contra los “alejandristas” que hoy, efectivamente, parecen vencidos.

Mucha gente observa con atención esta confrontación familiar porque los diarios que maneja la Corporación (El Comercio, Trome, Perú21) constituyen una fuerza editorial y movilizadora de opinión pública nada despreciable y más todavía ahora que ya se otea el horizonte de las próximas elecciones presidenciales. Más preocupados están los trabajadores, incluyendo periodistas, que temen que
se repita aquel tsunami anual que barre con porcentajes significativos de la planilla con escuetos mensajes de “pase a la caja a cobrar sus beneficios”.

Y ahora... ¿Quién será el próximo Director? ¿Despedirán a los principales cuadros periodísticos? ¿Cambiarán de línea editorial? ¿Enviarán a Alejo MQ a su casa? ¿Habrá reacción de los vencidos? No se pierda esta escalofriante historia de verdadero suspenso político-económico-editorial que agita a nuestro primer periódico nacional.

5 comentarios:

José Luis Requejo Alemán dijo...

Mis felicitaciones al Jinete de Los Medios. Me alegra comprobar que el blog sirve a la divulgación de noticias como ésta. Sin este Blog la 'volada' de que Luis García Miró recuperaba El Comercio hubiera quedado en una nebulosa. Pero confío en que esto cambiará y nos mantendrán informados.

Anónimo dijo...

Luis Garcia Miro Elguera nunca tuvo la intencion de disputar con los Miro Quesada el control de El Comercio.

Fueron mas bien los Miro Quesada, principalmente las ramas Garland (o como bien dice el Jinete "alejandristas"), Sosa, Laos, Cantuarias (descendientes de Racso) e incluso los mismos Garcia Miro (a excepcion de Luis, logicamente), quienes al ver que su "primo" concentraba una nada despreciable participacion accionarial, decidieron hacerle la vida imposible, lanzando contra el toda clase de calumnias, que este al final tuvo que transar, entregar sus acciones y retirarse del "negocio familiar".

Lo que hicieron los Miro Quesada con Luis Garcia Miro Elguera fue indigno, mancharon su buen nombre y le arrebataron su patrimonio. Se trato de algo asi como un linchamiento moral y economico, sin posibilidad de ejercer defensa y sin sustento probatorio ...porque nunca lo hubo. Esto solo demuestra la feroz y reprobable calaña de los dueños de El Comercio.

Los cambios que han ocurrido en ultimamente en el mando de El Comercio, al asumir Jose Antonio Garcia Miro la presidencia del directorio, son vistos por muchos como una antesala del retorno de Luis Garcia Miro Elguera al diario. Nada mas lejano de la realidad.

Si bien Jose Antonio y su primo Luis no tienen malas relaciones entre si, el resto de los Miro Quesada y de los Garcia Miro que conforman el directorio, asi como la absoluta mayoria de accionistas de la empresa son enemigos irreconciliables de Luis, no por resentimientos personales (que los hay y siempre habra), sino porque jamas aceptaran devolver a su legitimo dueño el honor que le mancillaron y el patrimonio que le arrebataron.

Luis Garcia Miro Elguera no tiene posibilidad alguna de ingresar a El Comercio ...ni siquiera de visita. Pero lo que es mas importante, Luis Garcia Miro Elguera no tiene el mas minimo interes en compartir un negocio con una manga de ladrones y descastados como son sus parientes de El Comercio.

En el ambito periodistico, lo que buscan los Miro Quesada y los Garcia Miro (a excepcion de Luis) no es un fin social de informar al publico. Lo que buscan los dueños de El Comercio es hacer plata desinformando al publico. Lo que hacen los perfidos Miro Quesada es justamente lo que el patriarca Don Luis no hubiera querido que ocurra nunca, hacer del periodismo el mas vil de los oficios.

Un Miro Quesada arrepentido...

Anónimo dijo...

Yo no entiendo como alguien puede perder su tiempo en crear una página como esta, y dedicarse publicar mentiras, que a mi juicio tienen como único fin difamar el prestigio bien ganado de una familia como la Miro Quesada.

La información no se basa en rumores periodísticos, la información se basa en hechos probables con algun tipo de fundamento. Hay que ser un ignorante para leer esto y creerlo.

Prefiero no comentar acerca de los que lo escriben, ya suficiente tendrán con su consciencia.

Anónimo dijo...

Primera vez que tengo el agrado de leer esta página a decir verdades, quien sabe a fondo la historia "Perdida" por asi decirlo de las grandes familias.

Siempre han habido rumores,comentarios creibles y no lo que si sabemos es lo que vemos , se tienen gran disputa y todos quieren llegar al trono , que por cierto es una demasiado grande.

Saludos ..

Anónimo dijo...

Interesanye blog por fin tracienden los entretelones de una "sociedad" que durante muchos anos manipulo a la opinion publica Peruana tergiversando los hechos para acomodarlos a sus interese que siempre estubieron lejos de los verdaderos intereses del pais.