lunes, setiembre 05, 2005

Papelón del Colegio de Periodistas se convierte en el espejo de la profesión

A la patinada del Colegio de Periodistas del Perú de avalar una premiación a Laura Bozzo, se suma la reaparición de Nicolás Lúcar por ATV y la admiración que los televidentes le profesan a Jessica Tapia por su rol de mujer independiente, de acuerdo a un estudio de televisión, hace caer de madura una pregunta: ¿Qué pasa en el periodismo?

En su última columna, el periodista Juan Gargurevich considera que la “gracia” del Colegio “nos expone como el gremio más desunido y desorganizado, incapaz siquiera de coordinar una representación única”.

Además, sostiene que la institución gremial nació desnaturalizada debido a su vinculación política con el partido aprista.

Historias aparte, en estos días observamos como Ricardo Belmont ha convertido el canal que gerencia, OKTV, en su fortín para hacer sus descargos personales. A cada instante se dirige a los televidentes para hablar sobre la sentencia de un juicio en contra cuando era alcalde de Lima.

También, se puede apreciar como el ex conductor de La Revista Dominical, Nicolás Lúcar, coordina con su equipo periodístico los detalles de su nuevo programa por el canal 9 en las oficinas que dan en la avenida Arequipa de la televisora.

Como cereza del pastel, se aprecia a los periodistas deportivos publicitando marcas de empresas como si fueran voceros de las mismas. Nadie niega que sea válido obtener ganancias, pero en el caso de los hombres de prensa dedicados al deporte, pareciera ser parte de la profesión y no una cuestión secundaria.

Respecto a la conductora de Panorama, solo queda señalar que según un trabajo elaborado por la Veeduría Ciudadana, los espectadores se muestran cautivados con ella por mostrarse segura y decidida, al igual que Mávila Huertas.

3 comentarios:

Lobito dijo...

Escuché (o leí) por ahí que la señorita Jessica Tapia enseña periodismo en la facultad de comunicación de la San Martín de Porres.

¿Se puede creer?

¿Qué puede enseñar esta chiquita?

Y peor, peor... Alejandro Guerrero... ¿¿Decano de la facultad??

Anónimo dijo...

El traficante más grande de la moral pública en el país es Genaro Delgado Parker, que se escuda tras los rostros y voces de sus empleados como Jessica Tapia y el mesnadero Alejandro Guerrero.

Arturo dijo...

y que dicen de esa casa de estudios que tiene entre sus "catedráticos" a un Alan García dictando clases de "gobernabilidad" .. .. ja,ja,ja... por ese simple detalle me parece muy bien que se roten los Rectores y Decanos para evitar estas atrocidades que al final reciclan lo peor de nuestra sociedad y tergiversan los valores.

Y totalmente de acuerdo con el comentario anónimo... sino, preguntenle a todos aquellos a los que este señor les ha metido cabeza... desde el barrendero hasta el ultimo proveedor... les sugiero investigar su record de juicios para que se den una idea.